domingo, 24 de enero de 2010

SUREÑA PERDIDA

Nunca concilié mi dedo grande con el mundo, pero me ayuda a pisar fuerte. Cuantos más centros de gravedad mejor