viernes, 29 de agosto de 2008

LA AGONÍA DE NO SER



Todo pasó porque yo quería ser musa.
Y baja la ternura,
me pregunta por tus caricias.
Todo pasó porque yo quería ser musa.
Una vez me dijiste
en la estrechez de un pasillo
que tenía las piernas lacerantes.
Todo pasó porque yo quería ser musa.
Acabé contigo en la cama,
con las piernas entrelazadas,
a veces también abiertas.
Todo pasó porque yo quería ser musa.
No busqué en el diccionario
qué significa lacerantes.
No ser musa escuece.